Todo lo que querías saber sobre Kraken.io

Kraken es una herramienta online (SaaS, software as a service en inglés) de imágenes cuyo principal propósito es optimizar imágenes para su uso en la web basándose en la premisa de mantener la calidad de las mismas reduciendo al máximo posible su tamaño.

Hay decenas de herramientas que hacen trabajos similares como RIOT, JPEGMini, ImageOptim, ImageAlpha, ImageMagick, OptiPNG, JPEGTran. Pero Kraken tiene muchas características que son dignas de mención y que voy a intentar recopilar dentro de este post de la manera más completa posible.

  Es online

Kraken nos permite optimizar imágenes al vuelo desde cualquier navegador y dispositivo sin tener que estar instalando ningún software en nuestro ordenador. Además, el hecho de que sea online nos permite trabajar con ello desde cualquier sistema operativo sin importar que prefiramos trabajar con Windows, Mac, Linux o Chrome OS.

Lo único que tenemos que hacer es subir las imágenes que queramos , ya sea una a una o subir un ZIP. Al instante veremos que Kraken empieza a hacer su trabajo y optimiza una a una a toda velocidad aquellos ficheros JPG, PNG y GIF principalmente que hayamos subido. Una vez haya terminado, podemos bajarnos todas las imágenes de una vez en un ZIP para así subirlas a nuestra web ya optimizadas.

   Es barata

En serio. Sé que están muy de moda las herramientas gratuitas pero también todos sabemos que las funcionalidades que ofrecen sin pagar están muy lejos de las que ofrecen las versiones de pago. En el caso de Kraken, tenemos varias funcionalidades que aportan valor a nuestros proyectos y ahorran un valioso tiempo que podemos dedicar a otras cosas.

La versión de pago de Kraken se basa en el pago por uso y contabiliza la cantidad de Gigabytes de imágenes que optimicemos. Desde 5$ (aproximadamente 4,5€) al mes, podemos acceder a todas sus funcionalidades. Además, no exigen ningún tipo de contrato a largo plazo. Podemos contratarla un mes para optimizar 2GB de imágenes de un proyecto nuevo y luego cambiar de nuevo nuestra suscripción a free.

 Es rápida

Una de las cosas que más me fascinó de Kraken cuando me la enseñaron por primera vez fue la velocidad a la que procesa las imágenes. Acostumbrada a RIOT o ImageOptim (que se ejecutan en tu ordenador usando sus recursos) me quedé sorprendida de la cantidad de imágenes por segundo que puede Kraken optimizar por el hecho de utilizar infraestructura en la nube. Nada que ver con hacerlo “en casa”.

 Ofrece una calidad increíble

Sin duda cuando estamos planteando cualquier tipo de proyecto digital ya sea para web, campañas de publicidad o redes sociales una de las cosas que más deberían preocuparnos es la presencia que estamos ofreciendo.

Y no nos vamos a mentir: todos desconfiamos un poco cuando llegamos a una página web que tiene imágenes de calidad pobre, pixeladas, con marcas de agua mal puestas, o mal recortadas. Kraken utiliza sus algoritmos lossless de compresión para quitar solo lo que no se necesita de la imagen (como los metadatos) sin apenas modificar la calidad. Lógicamente a ojos de un experto si puede haber algo de pérdida de calidad, pero no es el caso de la mayoría.

En las pruebas que he hecho, y hablo desde mi propia experiencia, Kraken es capaz de comprimir la calidad de las imágenes de una web entre un 10% y un 60% y que la diferencia de calidad de la misma sea imperceptible.

Funcionalidades

La principal funcionalidad de Kraken es la comprimir imágenes sin pérdida (lossless) en segundos directamente desde un navegador web. Para empezar a usarlo solo tenemos que ir a Kraken.io e ir al web interface. Como casi todas estas herramientas, Kraken tiene una versión gratuita de libre acceso y otra versión de pago por uso con múltiples funcionalidades añadidas.

¿Por qué es tan importante optimizar las imágenes de nuestras páginas web?

La primera idea que se nos viene a la cabeza cuando pensamos en optimizar las imágenes de nuestra web es que queremos que sea más rápida. Sin embargo, hay muchas más razones por las cuales nos interesa optimizar nuestras imágenes.

La primera destacable es el hecho de que cuanto menos ocupe una imágen, más rápido se descargará. Si bien una pequeña diferencia de tamaño de una imágen no suele ser muy apreciable a pimera vista, cuando optimizamos decenas o centenares de imágenes en una sola página el tiempo de espera de descarga se reduce drásticamente. Esto es especialmente importante en el móvil, cuyo ancho de banda es mucho más limitado que las conexiones ADSL o de fibra óptica que usamos cuando estamos en un ordenador de escritorio o portátil.

La segunda, es que a menor tamaño tengan las imágenes, menos ancho de banda consumirán al transferirlas. Si antes de optimizar una web teníamos una página con 2MB de imágenes y conseguimos optimizarlas hasta los 700KB, podremos tener un 70% más de visitas a nuestra web sin tener que ampliar nuestro alojamiento web.

La tercera es que el punto anterior también se aplica a el tamaño que ocupan estas imágenes en disco, ya que si antes de optimizar teníamos 3GB de imágenes (por ejemplo, un catálogo de un ecommerce) después de optimizarlas con Kraken tendremos unos 2GB de imágenes. Es un 33% de espacio en disco de nuestro hosting que no estamos usando, alejando la necesidad de pedir una ampliación de alojamento en un futuro.

 Empezando a optimizar con Kraken

Para empezar a optimizar nuestras imágenes con Kraken lo único que tenemos que hacer es entrar en su página web (https://kraken.io) e ir al web interface.

Desde ahí ya podemos subir nuestras imágenes y que Kraken empiece a procesarlas. Aproximadamente tardará 1 o 2 segundos por cada megabyte de imágenes que subamos.

Una de las principales opciones que tenemos que conocer es el algoritmo de compresión que va a utilizar. Este se divide en dos opciones principales lossy y lossless (compresión con y sin pérdida). La diferencia principal es que la compresión sin pérdida (lossless) optimiza las imágenes manteniendo un ratio equilibrado entre compresión y calidad final, y la compresión con pérdida hace la imagen significativamente más pequeña pero sacrificando calidad de forma más que evidente. En este caso mi recomendación siempre va a ser utilizar lossless como opción predeterminada ya que el usuario le da mucha importancia a la calidad visual de nuestras imágenes, aunque sea de forma inconsciente.

Una vez hemos procesado todas nuestras imágenes, podemos descargarlas una a una o bajar un ZIP con todas las imágenes que hayamos subido.

 Subidas en masa

Es muy posible que según estás leyendo este post te estés preguntando “¿Me tengo que bajar todas las imágenes de mi web para subirlas de nuevo a Kraken?”. La respuesta es no, ya que hay hasta tres opciones para simplificar este proceso:

Subir un ZIP a Kraken con todas nuestras imágenes.

El funcionamiento de esta parte es sencillo. Subimos un ZIP con todas nuestras imágenes y Kraken se encarga de descomprimirlo y optimizar todas las imágenes que encuentre. En este caso os recomendaría que mantengáis la misma estructura de directorios que uséis en la web para sacar ventaja de una opción que veremos un poco más adelante.

 Utilizar una URL list en URL Paster de Kraken

Usar una lista de URLs con imágenes para optimizar es sin duda alguna mi forma favorita de trabajar con Kraken en proyectos ya existentes. Lo único que tenemos que hacer es sacar un listado de las URLs que queremos optimizar y a partir de ahí Kraken se las descarga, las optimiza con los parámetros que hemos establecido y nos las sirve para su descarga. Quizás puedas creer que hacer una lista de URLs es un trabajo pesado y que no vale la pena (¡Para eso puedo subir todas mis imágenes y tardo menos!), pero es muy sencillo haciendo uso de herramientas como Screaming Frog, como veremos más adelante en los casos prácticos en otros posts.

2 comentarios en “Todo lo que querías saber sobre Kraken.io”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *